China reporta la muerte de un obrero por Hantavirus

La noticia de la muerte de un trabajador en China que dio positivo por un hantavirus (un género de virus cuyo huésped son algunos roedores) ha generado cierta alarma en internet, en plena pandemia de coronavirus. Pero la realidad es que no hay de qué preocuparse porque el hantavirus no va a ser el causante de otra pandemia mundial.

La información original procede de un artículo publicado en el diario chino en inglés Global Times, con el título la muerte de un trabajador chino por hantavirus levanta preocupación por una nueva epidemia en medio de la pandemia por Covid-19

En la pieza se explica que un empleado chino se disponía a ir a su trabajo cuando se sintió indispuesto en el autobús en el que viajaba. Tanto él como el resto de pasajeros fueron sometidos a test de coronavirus y dieron negativo, pero él sí dio positivo por hantavirus, virus que, siempre según Global Times, causó su muerte.

¿Qué es un hantavirus?

Un hantavirus es un género de virus de la familia Bunyaviridae que habita en el organismo de algunos roedores sin causarles daño. Los problemas llegan cuando el virus salta a los humanos, a quienes sí puede causar daños importantes.

Hay descritas decenas de cepas distintas de este virus y en China se registran aproximadamente entre 10.000 y 20.000 contagios a humanos cada año. El principal vector del virus en Europa es el topillo rojo.

Este tipo de virus pueden, en sus cuadros más graves (e infrecuentes) producir dos tipos de enfermedades: el síndrome pulmonar por hantavirus y la fiebre hemorrágica con síndrome renal. La primera tiene una tasa de letalidad del 36% y la segunda varía según la cepa entre menos del 1% y un máximo del 15%.

Por qué no hay nada que temer

El primer motivo para no preocuparse porque un brote de este virus pueda desencadenar otra crisis sanitaria mundial es que los casos de transmisión entre humanos son extremadamente raros. 

Tanto el Ministerio de Sanidad, como el Centro Europeo Para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC por sus siglas en inglés) como el Center for Disease Control (CDC) de EE UU sostienen que el virus no se transmite de persona a persona. 

La forma más frecuente de contagio en humanos es por vía aérea a través de restos de orín o gotas de sudor o saliva que puedan dejar los roedores en el ambiente, por lo que en entornos abiertos es difícil contagiarse dado que el aire o la lluvia barren las partículas del virus.

Además, este tipo de patógenos son viejos conocidos y están controlados por las autoridades sanitarias. 

En Europa, el ECDC elabora un informe anual sobre los contagios que se registran en la UE. Así, en 2017 se produjeron 4.239 contagios en 21 países, lo que supone una tasa de 0,8 por cada 100.000 habitantes (En España a 25 de marzo la incidencia del Covid-19 era de 96,56 a nivel nacional y de 203,2 solo en Madrid).

Además, el 70,1% de casos registrados en Europa se reparten entre Alemania y a Finlandia. De hecho, en España solo se conoce un caso en los últimos siete años.

431 Vistas

ESCRIBE UN COMENTARIO