Las dramáticas fotos de como preparan el cementerio más grande de Brasil para enterrar muertos por COVID-19

Las autoridades paulistas previeron lo peor. O lo están haciendo. Por eso ya comenzaron a realizar excavaciones en el mayor cementerio de BrasilVila Formosa, en el estado de San Pablo, uno de los más golpeados por el coronavirus. Allí pueden verse centenares de pozos hechos con el tamaño de ataúdes para recibir los cuerpos que estiman podrían completar cada uno de esas sepulturas. 188 muerts 3506 casos

Para hacer frente a la ola de muertes que atraviesa el estado más populoso y rico de Brasil 188 víctimas fatales y 3.506 casos confirmados-, su gobernador Joao Doria -enfrentado a Jair Bolsonaro por el manejo de la crisis-dispuso la contratación urgente de personal para realizar las excavaciones en aquel cementerio y dispuso la ampliación de las tumbas donde ya hay más entierros. Las excavaciones tuvieron un aumento del 45%, de acuerdo al diario Estado de San Pablo. Misma situación ocurre en los privados donde se reforzó además la protección de sus empleados y los servicios.

Sepultureros con trajes protectores se reúnen en el cementerio de Vila Formosa durante el brote de la enfermedad por coronavirus con trajes especiales para protegerlos del contagio (Reuters)
Trabajadores del cementerio más grande de Brasil, Vila Formosa, en San Pablo, trabajan contra reloj para alcanzar a enterrar a los muertos que llegan como consecuencia del brote de coronavirus (Reuters)
Los sepultureros con trajes protectores llevan el ataúd de una persona que murió por COVID-19, en el cementerio de Vila Formosa (Reuters)
Vista aérea de las nuevas excavaciones en Vila Formosa, San Pablo. Allí, la gobernación ordenó nuevas tumbas para hacer frente al aumento de muertos por coronavirus (Reuters)
Un sepulturero abre nuevas tumbas con una excavadora a medida que aumenta el número de muertos después del brote de la enfermedad por coronavirus (Reuters)
Los sepultureros abren nuevas tumbas a medida que aumenta el número de muertos después del brote de la enfermedad por coronavirus (Reuters)

Aumento de casos en todo Brasil

El ministerio de Salud de Brasil reportó este jueves 58 nuevas muertes por coronavirus en el país en las útlimas 24 horas, llevando el total a 299, con un total de 7.910 casos confirmados. Esto significa una tasa de mortalidad del 3,8%, señaló la cartera, superior al 1,2% registrado por Alemania pero inferior al 12% de Italia, como referencia. el porcentaje es ligeramente superior al registrado el miércoles (3,5%).

El número de infectados creció un 15,71% con respecto al miércoles, mientras que la cifra de muertos lo hizo un 24,07%, de acuerdo a O Globo. El gobierno de Brasil ha advertido que la cantidad de casos registrados subirá considerablemente en los próximos días a medida que aumente la cantidad de pruebas de coronavirus realizadas a los pacientes.

La región sudeste del país, la más poblada y rica en recursos, concentra el 60% de los casos. Sólo el estado de San Pablo cuenta con 3.506 casos confirmados y 188 muertos.

Evitar el “colapso económico”

Los estados de estas regiones en el sur y sureste de Brasil exigieron este jueves “acciones urgentes” por parte del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro para evitar el “colapso económico”.

En una rueda de prensa y a nombre del Consorcio Sur-Sudeste (Cosud), el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, recordó que los siete estados representan el 71 % de la economía brasileña y el 70% de la población, “infelizmente”, son los que “más están sufriendo” por causa de la COVID-19, con la mayoría de “infectados y de óbitos”.

Después de una reunión virtual, los siete gobernadores determinaron enviar una misiva a Bolsonaro en la que piden “acciones urgentes del Gobierno federal para evitar el colapso económico de estos estados”.

El pedido, de siete puntos, contempla la “compensación de pérdidas por recaudación”, que se ha visto afectada con el cierre del comercio, la paralización de las actividades no esenciales y la reducción de producción que genera regalías, como la petrolera, y que los bancos incluyan en los créditos el pago de impuestos.

“La muerte no escoge bolsonarista o petista [simpatizante del Partido de los Trabajadores] y no esperen de mí que haga política en velorios. Yo tengo la obligación el deber, como gobernador del estado de Sao Paulo, de proteger vidas y defender las personas, agregar, sumar, integrar y pedir solidaridad”, dijo Doria.

Doria, que en 2018 apoyó la candidatura de Bolsonaro, se ha convertido en uno de los principales detractores del actual presidente, que en medio de la pandemia ha adoptado una postura relativista, llamando al coronavirus como una “gripecita” y arengando en contra de la cuarentena, a la que considera un remedio peor que la enfermedad por sus efectos económicos.

Infobae

51 Vistas

ESCRIBE UN COMENTARIO