Putin reforma constitución para poder reelegirse hasta el 2036

Tras una votación en el Congreso ruso, este sábado el presidente Putin firmó la ley sobre las enmiendas constitucionales que le permiten postularse a un quinto y sexto mandato cuando finalice su actual periodo de gobierno en 2024. Extendiendo su gobierno por lo menos hasta 2036.

El presidente ruso, Vladimir Putin, lleva ya 20 años en el poder, desde su asunción provisional como presidente federal tras la renuncia de Boris Yeltsin el 31 de diciembre de 1999, que duró pocos meses, hasta su primera elección como máxima autoridad el 7 de mayo del año 2000. 

Luego, completó dos mandatos (2000/2004 y 2004/2008) y como la Constitución requiere que solo haya dos mandatos consecutivos, dejó su cargo para ser presidido por Dmitri Medvédev, su mano derecha, en el periodo de 2008 a 2012, ejerciendo Putin como primer ministro. El puesto de primer ministro en Rusia hasta esta nueva reforma era comparable al del jefe de gabinete en los sistemas presidencialistas latinoamericanos, como el argentino, y ese puesto ya lo había ocupado Medvédev durante la primer presidencia de Putin. Estos roles de presidente/primer ministro los intercambiaron de nuevo tras la asunción de Putin en 2012, esta vez con una reforma que permitía el aumento de duración del mandato de dos años más, para un total de 6 años. 

Vladimir Putin fue luego reelegido en 2018, también con Medvédev como primer ministro, y debería entregar el mando en 2024. Sin embargo, a principio de este año, Putin le propuso al Congreso una reforma constitucional que cambiará toda la estructura jerárquica en el país. Esta reforma provocó la salida de Medvédev del gobierno y su reemplazo por otro fiel aliado de Putin, el economista Mijaíl Mushustin.

Con esta reforma, el puesto del presidente no tendrá tanto poder como viene teniendo, y se le dará un rol más importante al del primer ministro, que no será más elegido por el presidente si no que será elegido por el mismo Congreso. De esta forma, Putin espera que el futuro del sistema político de Rusia se parezca al de Alemania o Italia, con una cabeza de estado y una cabeza de gobierno separados.

El senado aprobó con 164 votos a favor y 1 voto en contra, la ley que busca los cambios a la Carta Magna. Ahora es momento de que el Tribunal Supremo, verifique la compatibilidad de la ley. En caso que el tribunal dé el visto bueno, el pueblo ruso votará un plebiscito en el cual, con la mayoría de los votos de quienes tienen permitido participar en las elecciones, Putin podría modificar la actual constitución que rige desde 1993. 

La enmienda elimina la palabra “consecutivos” del artículo que se refiere a la cantidad de mandatos permitidos por el presidente (dos mandatos consecutivos y después por lo menos uno afuera de la presidencia para poder volver a presentarse), avalando así la reelección indefinida de un candidato, perpetuando al mismo en el poder.

Putin se mostró por años en contra de modificar la Constitución para continuar en el poder, pero frente a la crisis económica que afecta al país y los múltiples conflictos que está teniendo con sus naciones vecinas, el futuro de Rusia está en duda, y con esta maniobra piensa en dividir las responsabilidades pero quedarse hasta por lo menos 2036 como cabeza de estado del país, hasta sus 83 años.

Esta maniobra política es muy similar a la que intentó Evo Morales, años atrás, cuando la constitución no le permitía volver a postularse como presidente de Bolivia. La cual, tras llegar a la instancia de plebiscito, fue rechazada por el pueblo boliviano, aún así, Morales se presentó de todos modos, en una elección muy dudosa que sigue causando impacto e incertidumbre hasta hoy.

Share: